2.4. Altura de la planta

La altura de una planta es la distancia más corta entre el límite más alto de los tejidos fotosintéticos principales de esa planta (excluyendo las inflorescencias) y el nivel del suelo, expresado en metros. La altura de una planta, o altura máxima (Hmax por su sigla en inglés), es la máxima estatura de un individuo maduro típico que una especie logra en un hábitat determinado. La Hmax está asociada con la forma de crecimiento, la posición de la especie en el gradiente vertical de luz de la vegetación, el vigor competitivo, el tamaño reproductivo, la fecundidad de la planta, la longevidad promedio y si la especie es capaz de establecerse y alcanzar un tamaño reproductivo entre dos eventos de disturbio (fuego, tormenta, arado, pastoreo, etc).


¿Qué medir y cómo realizar las mediciones?

Se recomienda realizar las mediciones sobre plantas saludables con su follaje completamente expuesto a la luz del sol (o al menos, plantas con la mayor exposición a la luz que la especie experimente). Como la altura de la planta es bastante variable, tanto dentro como entre especies, hay tres formas de estimar Hmax, dependiendo del tamaño de las especies, del número de plantas y del tiempo disponible:
1) para especies bajas, las mediciones son tomadas preferentemente en al menos 25 individuos maduros por especie;

2) para árboles altos, en los cuales la medición de la altura consume mucho tiempo, se suelen tomar medidas en los cinco individuos más altos encontrados;

3) para árboles en general, y si se dispone de tiempo recomendamos medir unos 25 individuos que cubran el rango completo de sus alturas y diámetros. Luego se usa una regresión asintótica para relacionar la altura con el diámetro y derivar la asíntota de los coeficientes de regresión, o se usa la fórmula para calcular el alto del individuo en pie más grueso.

La altura a medir es la altura del follaje de las especies, no el alto de la inflorescencia (o semillas, frutos), ni el tallo principal si éste se proyecta sobre el follaje. Para especies herbáceas es preferible hacer las mediciones al final de la estación de crecimiento. La altura registrada debería corresponder a la parte más alta de la copa general de la planta, descontando cualquier rama excepcional, hojas o porciones fotosintéticas de la inflorescencia.

Algunas opciones para estimar la altura de los árboles altos son:
1. Una vara telescópica con los decímetros marcados.

2. Métodos trigonométricos tales como la medición de la distancia horizontal del árbol al punto de observación (d) y- con un clinómetro o laser- el ángulo entre el plano horizontal y la cima del árbol (α) y entre el plano horizontal y la base del árbol (β). La altura del árbol (A) se calcula como: A= d × [tan(α) + tan(β)]. La altura estimada es más precisa si el ángulo medido es entre 30 grados (es más fácil de definir el punto más alto de la copa) y 45 grados (un error más pequeño en la altura, a causa de imprecisiones en las lecturas). La distancia horizontal entre el observador y el tallo debería ser, preferentemente, igual a 1 a 1.5 veces la altura del árbol.


Casos especiales o extras

(i) Rosetas. Para plantas con la mayoría de sus hojas dispuestas en forma de roseta, en relación a otros tejidos fotosintéticos a mayor altura, la altura de la planta debe tomarse como aquella de las hojas en roseta.

(ii) Herbáceas. Para especies herbáceas medir la altura de la parte vegetativa de la planta podría ser engañoso (por ejemplo si la planta se curva hacia abajo, o si la inflorescencia tiene porciones fotosintéticas significantes). En este tipo de plantas, la medición de la altura de la parte reproductiva de la planta puede ser 'más segura'. Adicionalmente, algunos autores sugirieren que la proyección de una inflorescencia por encima de la parte vegetativa de la planta podría ser un carácter útil de respuesta al disturbio. Con ese criterio puede ser de utilidad medir ambas alturas. Otros autores, registran la máxima altura de la copa, y usan arbitrariamente el largo de la hoja que mide dos tercios de la hoja más larga como tope para estimar la posición de la transición entre crecimiento vegetativo y reproductivo.

(iii) Epífitas.para las epífitas y algunas hemiparásitas (aquéllas que penetran las ramas de un árbol o arbusto con sus haustorios), la altura es definida como la distancia más corta entre el límite superior del follaje y el centro de su punto basal (donde se une a la planta que la soporta).

(iv) Copas grandes y expandidas.para árboles con copas grandes y expandidas es difícil estimar la altura sobre el tallo. Para tales individuos es más fácil medir (con un distanciómetro óptico o laser) la altura vertical, como la distancia desde el ojo hasta la ubicación del margen de la copa (que está a nivel con la cima del árbol). Luego se multiplica ese valor por el seno del ángulo observado a la horizontal (medido con un clinómetro); y por último se suma la altura vertical desde el nivel del ojo hacia la base del árbol (si el nivel del ojo está por debajo del nivel de la base del árbol esta última operación es una resta).

(v) Crecimiento denso.para tipos de vegetación con un crecimiento tan denso que hace difícil la medición de la Hmax, hay versiones modificadas de la ecuación anterior. Estas versiones incluyen el uso de una vara de altura conocida que se debe ubicar verticalmente en la base del árbol.

Referencias sobre teoría, significado y bases de datos: Gaudet and Keddy (1988); Niklas (1994); Hirose and Werger (1995); Thomas (1996); Westoby (1998); Kohyama et al. (2003); King et al. (2006); Poorter et al. (2006, 2008); Moles et al. (2009).

Más bibliografía sobre métodos: Korning and Thomsen (1994); Thomas (1996); Westoby (1998); McIntyre et al. (1999); Weiher et al. (1999).