6.2. Tamaño y forma del propágulo

En este caso se debe tener en cuenta toda la estructura reproductiva que se dispersa (= propágulo o estructura de dispersión) y que entra en el suelo. El propágulo se puede corresponder con la semilla; sin embargo, en muchas especies, éste constituye la semilla más las estructuras que la rodean, por ejemplo el fruto. El tamaño del propágulo es el peso seco luego de que el mismo es secado en estufa. La forma del propágulo es la varianza en sus tres dimensiones, es decir, el largo, el ancho y el alto del propágulo, cada uno dividido por el mayor de los tres valores. La varianza va de 0 a 1 y es sin unidades. Los propágulos pequeños, con bajos valores de varianza en su forma (relativamente esféricos), tienden a enterrarse profundo en el suelo y permanecer por mucho tiempo en el banco de semillas. El tamaño y la forma de la semilla son entonces fundamentales para la persistencia de la semilla en el suelo (persistencia del banco de semillas).


¿Cómo y cuándo se colecta?

Los mismos tipos de individuos que se seleccionaros para medir los caracteres de hojas y la altura de la planta deberán ser muestreados para la medición de los propágulos. Como el interés de este caracter está en la estructura que llega y entra al suelo, se deben remover sólo las partes de la unidad que se desprenden fácilmente (ej. papus), mientras que partes como alas y aristas permanecerán adheridas. La pulpa de los frutos carnosos también debe ser removida, ya que la semilla es la unidad que entra al suelo en esos casos (sobre todo si el fruto ha pasado por el tracto digestivo de un animal previamente). Las semillas (o propágulos) deben ser maduros y estar vivos. Los propágulos pueden ser recogidos directamente de la planta o bien de la superficie del suelo.


Almacenamiento y procesado

Almacenar los propágulos en bolsas plásticas selladas y guardar en una habitación fresca o en heladera hasta su procesado. Procesar el material lo antes posible. Para propágulos que se dispersan secos, el almacenamiento en un lugar seco también es efectivo.


Medición

Remover frutos carnosos, papus u otras partes que se caen fácilmente (ver arriba en la presente Sección). Luego, tomar el valor de cada dimensión utilizando un calibre o un microscopio binocular y calcular la varianza (largo, ancho y alto). Luego secar a 60°C por al menos 72 horas (o a 80°C por 48 horas) y pesar (=tamaño del propágulo).


Casos especiales o extras

Recomendamos complementar la medición de este carácter con la valoración de otros caracteres, directa o indirectamente relacionados al banco de semillas o de plántulas, para una mejor evaluación de la estrategia regenerativa de la especie. Para la valoración del banco de semillas existen buenos métodos (ver Más sobre Métodos más abajo en la presente sección). Además, la determinación del banco de semillas de especies serótinas en ecosistemas propensos al fuego (ej. Pinus y Proteaceae como Banksia, Hakea y Protea) y de bancos de plántulas de larga vida de especies leñosas del sotobosque pueden también ser importantes para la comprensión de las estrategias regenerativas de las especies. La viviparidad como en algunos manglares también pueden ser incluido en esta valoración.


Referencias sobre teoría, el significado y bases de datos: Hendry and Grime (1993); Thompson et al. (1993, 1997); Leishman and Westoby (1998); Funes et al. (1999); Weiher et al. (1999); Peco et al. (2003).

Más sobre métodos: Hendry and Grime (1993); Thompson et al. (1993, 1997); Weiher et al. (1999); Pons and Pausas (2007).