Figura 7



Fig. 7.
 Procedimiento para determinar la longitud de los vasos. (a) Un segmento de aproximadamente la longitud probable de los vasos de la especie es cortado del tallo de interés y la corteza es removida de su extremo basal. (b) Un catéter de goma de un diámetro apropiado para que encaje ajustadamente es insertado en el extremo sin corteza del segmento, y una jeringa relativamente grande (e.g. 50 mL) llena de aire es adosada al extremo libre del catéter. Con el émbolo de la jeringa se genera una suave presión de aire superior a la presión atmosférica dentro del catéter mientras se mantiene el extremo libre del segmento de tallo sumergido en agua. Si emergen burbujas por ese extremo, al menos un vaso ha sido cortado en ambos extremos del segmento, permitiendo que el aire se mueva libremente a través de toda la longitud del segmento (si no emergen burbujas, proceda como se describe más abajo). Repita esta prueba usando segmentos de tallo progresivamente más largos hasta encontrar una longitud en la que no emergen burbujas bajo la presión aplicada. De este segmento, corte rebanadas sucesivamente más cortas y, después de cada corte, pruebe el segmento hasta que vea que emergen burbujas. La longitud del segmento en este punto es levemente más corto que la longitud de su vaso más largo. Si de todas maneras no emergen burbujas del primer segmento que se pone a prueba, los vasos más largos del tallo son más cortos que la longitud del segmento, así que deben cortarse sucesivamente rebanadas relativamente largas de él hasta que emerjan burbujas. Entonces un segmento levemente más largo que este (pero que no emite burbujas cuando es probado por primera vez) puede ser usado para aproximarse a la longitud máxima de los vasos tal como al final del procedimiento explicado más arriba.