Caja 2. ¿Por qué medir caracteres de plantas? ¿Qué caracteres medir?

Los caracteres funcionales de plantas brindan una mejor percepción de las restricciones y las oportunidades que encuentran las plantas en diferentes hábitats que la imagen ofrecida por la identidad taxonómica (Southwood 1977; Grime 1979). Los caracteres funcionales permiten comprender como la biodiversidad funcional, en un sentido amplio de su significado, se relaciona con los procesos ecosistémicos y con los beneficios que las personas derivan de ellos (Chapin et al. 2000; Díaz et al. 2007). Al mismo tiempo, estos caracteres ofrecen la oportunidad de comparar ecosistemas distantes con muy poca superposición taxonómica (Reich et al. 1997; Díaz et al. 2004; Cornwell et al. 2008). Muchas veces, este enfoque de caracteres, permite una comprensión única de preguntas teóricas y prácticas, aunque no necesariamente de manera menos laboriosa o más económica que otros enfoques.


¿Qué caracteres medir para responder a qué preguntas?

Evidentemente ningún manual podría indicar de manera inequívoca cuáles son los caracteres adecuados a medir. La respuesta dependerá de las preguntas del investigador, de las características ecológicas y de la escala del área de estudio, así como de circunstancias prácticas. Por ejemplo, no tiene mucho sentido comparar la suculencia de especies dentro un ambiente muy húmedo, o la inflamabilidad dentro de un área que se quema muy raras veces. Estas mismas comparaciones, sin embargo, pueden ser muy interesantes como referencia en estudios a gran escala geográfica. En realidad, más que limitar la curiosidad de los investigadores, el objetivo de este manual es más bien inspirar a aquellos que puedan desarrollar nuevos métodos de medición no cubiertos en este trabajo de manera de poder responder cada vez más preguntas nuevas e interesantes en el futuro. Algunos ejemplos de caracteres interesantes no incluidos aquí se pueden encontrar en el texto introductorio del trabajo de Cornelissen et al. (2003).

Probablemente el principal criterio para decidir qué caracteres medir es el proceso que nos interesa. Por ejemplo: ¿El estudio apunta al diseño fundamental de plantas u órganos en respuesta a la variación ambiental en el presente o apunta a las fuerzas evolutivas que generaron el actual espectro de diseños? ¿Nos interesa el crecimiento vegetativo, la reproducción o la dispersión a través del paisaje? ¿Nuestros objetivos involucran supervivencia en respuesta a disponibilidad de recursos o a la intensidad de disturbios? ¿La pregunta es acerca de la respuesta a o el efecto de agua, nutrientes, o regímenes de fuego? ¿Nos interesa conocer la retroalimentación que puede ejercer la vegetación sobre la atmósfera y el clima? ¿Queremos estudiar el desempeño de estadios juveniles o la persistencia de adultos? ¿Involucra nuestro estudio a polinizadores, dispersores o herbívoros? ¿Los procesos que queremos predecir ocurren sobre el suelo o en él? ¿Nuestro interés está en detectar grandes diferencias a través de o entre regiones o continentes o sutiles diferencias entre individuos o poblaciones? ¿Queremos analizar o predecir la provisión de determinados servicios ecosistémicos? Todas estas preguntas así como otro tipo de preguntas tendrán impacto en la selección de caracteres a medir.

Aunque no hay ningún límite para el número de caracteres relevantes a ser medidos en los distintos contextos, diversos autores han identificado un pequeño subgrupo que se considera relevante de manera casi universal debido a que son parte fundamental del ciclo de vida de una planta (Grime et al. 1997; Westoby 1998). Estos caracteres son el tamaño de la planta (usualmente medido como altura de la planta), el tamaño de la semilla (usualmente medido como masa de la semilla), y la estructura de los tejidos de la hoja (medido como área foliar específica o contenido de materia seca foliar). Además de estos caracteres básicos, existen algunos caracteres que son considerados fundamentales por su importancia en el uso de recursos de las plantas, en la regeneración, en la dispersión o en la respuesta a disturbios (Hodgson et al. 1999; McIntyre et al. 1999; Weiher et al. 1999; Lavorel and Garnier 2002; Knevel et al. 2003). Una discusión profunda sobre la pertinencia de cada carácter excede los objetivos de este manual por lo que recomendamos a los interesados la lectura de los artículos mencionados para una primera introducción en el tema. Para preguntas más específicas, el breve contexto ecológico que incluye la descripción de cada caracteres, y más aún las referencias incluidas al final pueden ayudar a la identificación de los caracteres más apropiados. Las consideraciones logísticas y financieras son importantes también. Por ejemplo, si los recursos son escasos para medir tasa relativa de crecimiento en cientos de especies a lo largo de un gradiente de productividad, la medición de las áreas foliares específicas y las densidades específicas de leño de las mismas especies puede constituir un representación útil, aunque menos precisa, de patrones generales de variación en el crecimiento y la productividad vegetal. De manera similar, la elección de caracteres puede ser ligeramente diferente si el factor limitante es mano de obra o acceso a laboratorios de análisis de precisión, o si el proyecto involucra una sola campaña de medición intensiva por especialistas bien entrenados o si las mediciones serán realizadas en sucesivos viajes de campo por ayudantes no especializados. Las recetas que aquí brindamos, incluyendo los comentarios de la sección Casos especiales o extras, deberían ayudar a tomar la decisión sobre qué caracteres medir.