6.1. Síndrome de dispersión

El modo de dispersión de un “propágulo” (i.e. unidad de la semilla, fruto o espora que es dispersada) tiene consecuencias obvias en la distancia que éste recorre, la ruta que recorre y en su destino final.


¿Cómo se clasifica?

El modo de dispersión es un carácter categórico. El registro en orden decreciente de importancia de todos los síndromes que puede asumir una semilla se muestran en la Caja 4. Si una especie presenta varios síndromes de dispersión con similar importancia, se debe priorizar el que se presume contribuye a una mayor distancia de dispersión; ej. la dispersión por viento se prioriza por sobre la dispersión por hormigas.

Es importante tener en cuenta que el propágulo puede, ocasionalmente, ser transportado por uno de los modos abajo mencionado aun cuando no presenta adaptaciones obvias para ello. Esto es particularmente común para la dispersión por endo y exozoocoria. Tenga en cuenta que existe una amplia literatura (ej. en Floras) en las que se precisa el modo de dispersión de muchos taxa.


Referencias sobre teoría, el significado y bases de datos: Howe and Smallwood (1982); Van der Pijl (1982); Bakker et al. (1996); Howe and Westley (1997); Hulme (1998); Poschlod et al. (2000); McIntyre and Lavorel (2001); Tackenberg et al. (2003); Myers et al. (2004).

Más sobre métodos: Howe and Westley (1997); Forget and Wenny (2005); Pons and Pausas (2007).