2.9. Fracción de biomasa de raíces

La teoría predice que las plantas de sitios pobres en nutrientes podrían asignar una fracción mayor de la biomasa nueva a las raíces y mantener una distribución proporcionalmente más alta de biomasa en raíces que en tallos. La distribución de la biomasa de raíces puede ser expresada simplemente como la fracción raíz/ masa (FRM, sinónimo de índice de raíz- masa, IRM), se calcula del mismo modo que la proporción de materia seca en raíces. Debe tenerse en cuenta que medir asignación de biomasa a raíces propiamente dicha requiere cuantificar las tasas de recambio y la distribución de la biomasa en pie; esto es un trabajo muy intenso que rara vez se lleva a cabo. Pese a esto, asignación y distribución de biomasa son a menudo utilizados como sinónimos e, independientemente de si este criterio es apropiado o no, en este trabajo seguiremos esta convención. Nosotros preferimos la FRM al índice de raíz/tallo (IRT) que se usa frecuentemente, porque FMR tiene un rango de 0 a 1 y puede ser interpretado y comparado más fácilmente, mientras que IRT puede variar desde números muy pequeños hasta números muy altos. Es notable como la asignación a raíces puede ser altamente plástica a lo largo de gradientes de suministro de luz, nutrientes y agua. Algunos patrones pueden ser aparentemente contradictorios; esto se debe a que la asignación a raíces puede permitir mayor eficiencia en conseguir nutrientes subterráneos (lo cual sería una ventaja, especialmente cuando los recursos son escasos) pero también una mayor competencia debajo del suelo cuando los recursos son abundantes. En revisiones sobre casos experimentales, incluyendo aquéllos que toman aproximaciones alométricas, FRM típicamente baja con el incremento de la disponibilidad de nitrógeno. Sin embargo, otros estudios reportaron que en el campo, las especies de rápido crecimiento adaptadas a hábitats ricos en nutrientes mostraron mayor asignación a las raíces que las especies de crecimiento lento de sitios pobres en nutrientes. De manera similar, plántulas con respuestas plásticas a baja intensidad de luz típicamente disminuyen su FRM, mientras que plantas adaptadas a crecer en lugares sombríos en las selvas de lluvia suelen tener altas FRM, aparentemente para sobrevivir periodos de bajo suministro de agua y nutrientes en competencia con los árboles circundantes. Notar que algunos reportes de diferencias en FRM a lo largo del gradiente de recursos son potencialmente confundidos con fallas en el recuento de la alometría y tamaño (ver Referencias sobre la teoría, significado y bases de datos más adelante). Además, la FRM no se traduce directamente en alta tasa de absorción de recursos del suelo. La menor asignación a raíces podría ser compensada por mayores longitudes específicas de las raíces (Ver 5.1) y por una mayor absorción en relación a la asignación al largo, área superficial o masa de raíces.

La FRM puede ser usada para propósitos comparativos si es medida para plantas de masa similar. Alternativamente, si se cosechan plantas dentro de un rango de masa, las relaciones alométricas pueden ser usadas para estimar la FRM para plantas de un tamaño dado.
Se debe tener mucho cuidado de cosechar todas las raíces (ver 5), a pesar de la dificultad de separar las raíces del suelo, particularmente las raíces finas. Sin embargo, en estudios en campo, a veces FRM sólo incluye un subset de todos los tejidos subterráneos, en ese caso el investigador debe ser claro sobre qué está incluido y que no.


Casos especiales o extras

(i) Órganos de almacenamiento y fraccionamiento de raíces: La FRM debería incluir, en teoría, todo el desarrollo de la planta (y por este mismo motivo ¡no debe incluir micorrizas!) Sin embargo, estudios particulares pueden subdividir fracciones específicas para propósitos específicos (por ej. raíces finas, raíces gruesas, coronas, rizomas (para pastos), raíz principal (en árboles)), para evaluar las proporciones relativas para cada uno en relación a cada uno de los otros y/o en relación a la biomasa subterránea.


Referencias sobre la teoría, significado y bases de datos: Evans (1972); Grime (1979); Aerts et al.(1991); Elberse and Berendse (1993); Veneklaas and Poorter (1998); Aerts and Chapin (2000); Reich (2002); Sack et al.(2003); Poorter et al. (2012).